La cal natural es un material de construcción que se puede obtener directamente de las rocas calizas y usarse sin aditivos. Si bien, se diferencia de los cementos (como el Portland) el cual contiene arcillas, humo de sílice, esquistos calcinados, etc, además de yeso y anhidrita naturales, la cal constituye una excelente opción debido a dos de sus características:

Durabilidad: Los morteros de cal endurecen hasta alcanzar la resistencia propia de la piedra inicial, sin más aporte que el CO2 de la atmósfera. Además, no se deteriora con el paso del tiempo.

Transpiración. La cal deja transpirar los soportes y es impermeable, por lo que impide las filtraciones, pero permite el paso del vapor. Esto y su alcalinidad, evita las humedades y proliferación de moho en las construcciones.   

La cal se puede utilizar en:

  • Colocación de suelos de baldosas y piedra
  • Elaboración de pinturas
  • Rejuntados de piedra y ladrillo
  • Hormigones ciclópeos
  • Estucos
  • Mampostería de bloques cerámicos
  • Colocación de piedra natural, ladrillo cara vista
  • Colocación y asentamiento de tejas
  • Revestimientos exteriores e interiores